Cuentos naturales

Desde su primera obra publicada, el volumen Los días enmascarados(1954), empezó a quedar claro que el autor es uno de los maestros contemporáneos del arte de escribir cuento. Esta obra incluye, entre otros, “Vieja moralidad”, “Las dos Elenas”, “Malintzin de las maquilas”, “La sierva del padre” y “La línea de l. a. vida”. ENGLISH DESCRIPTION After his first paintings, Los días enmascarados, used to be released in 1954, it turned transparent to all that Carlos Fuentes is among the modern masters within the artwork of brief tale writing. This quantity contains, between different tales, “Vieja moralidad,” “Las dos Elenas,” “Malintzin de las maquilas,” “La sierva del padre,” and “La línea de l. a. vida.”

Show description

Quick preview of Cuentos naturales PDF

Best Short Stories books

Means of evil and other stories

London released Fiction

Greasy Lake and Other Stories (Contemporary American Fiction)

Mythic and real looking, farcical and tragic, The Washington publish e-book global says those masterful tales mark T. Coraghessan Boyle's improvement from "a prodigy's audacity to whatever that packs much more of a wallop: mature artistry. " They conceal every little thing, from a terrifying come across among a host of suburban young people and a murderous, drug-dealing biker, to a touching notwithstanding doomed love affair among Eisenhower and Nina Khruschev.

Something to Remember Me By: Three Tales (Penguin Classics)

A trio of brief works by means of the Nobel laureate and "greatest author of yankee prose of the 20 th century" (James wooden, the hot Republic)While Saul Bellow is understood top for his longer fiction in award-winning novels comparable to The Adventures of Augie March and Herzog, whatever to recollect Me by means of will draw new readers to Bellow because it showcases his outstanding present for growing memorable characters inside a smaller canvas.

The Portable Mark Twain (Penguin Classics)

Satirist, novelist, and prepared observer of the yankee scene, Mark Twain continues to be one of many world's best-loved writers. This pleasant selection of Twain? s favourite and so much memorable writings comprises chosen stories and sketches resembling the prestigious leaping Frog of Calaveras County, How I Edited an Agricultural magazine as soon as, Jim Baker's Blue-Jay Yarn, and a real tale.

Additional resources for Cuentos naturales

Show sample text content

El que las va a pasar duras soy yo… —Hace falta alguien que las pase duras para que salgamos los cuatro —Froilán se mascaba el bigote lacio. —Con uno que se salve… —dijo, con los angeles mirada dura en las piedras, Gervasio. —Allá en el pueblo un viejo quiso morirse solo; dicen que siempre lo había querido. Se figuraba a los angeles muerte desde hacía mucho; no lo iba a coger de sorpresa. Y cuando sintió que se le acercaba, mandó correr a todos los de los angeles casa para recibirla sin compañía, como para gozar solo lo que tanto había esperado. Y en l. a. noche cuando ya le andaba rondando, y los angeles voz se le caía como caliche, salió arrastrándose hasta l. a. puerta con los ojos pelados, queriendo contarles a los demás cómo period l. a. muerte. Esto yo lo vi, porque me había metido a su huerto a robarle las naranjas. Me agradeció que lo viera morirse, con las cejas pegadas a l. a. tierra. Pedro calló. —Hace falta a quien contarle las cosas… antes, un minuto antes. —Se las cuentas a un federal. —No te dan tiempo. Te encuentran solo y ahí se acabó. Te encuentran acompañado y entonces cruzas l. a. mirada con el amigo antes de caer. —Hace falta quien te perdone —dijo Pedro. Y Gervasio pensó que perdonaban los buitres, que perdonaba los angeles tierra cuando se convertía en único corazón de los despojos, que hasta el gusano nos perdonaba l. a. porquería al cumplir su banquete. De pie bajo un pino, alargó l. a. mano hacia el valle: percibió en ese instante que, lejos de las heridas de sus compañeros, lejos de los angeles imagen encadenada de l. a. tierra triste, pulmón de polvo, o más allá de su fondo acuoso secado por los penachos sangrientos y el rumor de sacrificios inconscientes, o más arriba del piélago de montes labrados por l. a. sequía y l. a. tala —en l. a. otra orilla del mundo indiferenciado, masivo, de México— cabía l. a. salvación de un hombre como él, teñido de basura y fatiga, ausente de los angeles memoria de los demás hombres mexicanos, pero fiel, sólo fiel a ellos cuando period fiel a sí mismo. Salvarme hoy, a mí, a mi piel, para salvar mañana a los demás. Ellos quieren que muera con ellos; esta muerte impersonal, de todos, sería reconfortante para mis hombres. Creen que cumplo con mi deber sucumbiendo con ellos. Incluso prefieren que yo muera antes y alivie su muerte. Estoy dispuesto a salvarlos, si se dejan salvar. Pero sólo salvándome puedo salvarlos hoy a ellos y mañana a otros. —Ya vieron desde l. a. torre —iba diciendo Froilán—. period el basic Hernández, ese que fusilaron y echaron al fuego. Se lo llevaron solito. Es lo que nos espera si nos vuelven a agarrar. Más vale aquí en los angeles sierra, los cuatro juntos. —Yo no quiero morir solo en el monte, o rodeado de enemigos, en los angeles cárcel —sollozó entonces Sindulfo. Pola se regresó y con una rama seca azotó las espaldas de Sindulfo; l. a. luz del valle amortiguaba los angeles cólera en los ojos: —¡Pendejo! �Para qué tienes que hablar? �No te das cuenta de que bastante hemos hecho cargándote con todo y tu maldita pata tullida? �Para qué tienes que venir a lloriquear, a destrozarnos? �Ándale! —Ya, ya, jefecito… no más. —No le pegues más, Gervasio —Froilán le detuvo el brazo, mientras leves espirales de humo comenzaban a surgir del bosque, impulsando un olor a hojas quemadas y a pino seco.

Download PDF sample

Rated 4.69 of 5 – based on 26 votes