El naranjo

By Carlos Fuentes

En
El naranjo
, Carlos Fuentes juega con diversos mitos -el conquistador conquistado, l. a. atemporalidad de los angeles historia- y recorre las obsesiones típicas de su literatura.

El árbol del naranjo, así, no sólo es el hilo conductor de los cinco relatos o novelas breves que conforman este volumen, sino una síntesis de los angeles obra de Fuentes y el libro con el que se cierra el ciclo narrativo "La edad del tiempo".

Cinco relatos donde Martín II, hijo de Cortés con Malinche, intercambia juicios sobre su padre y su madre con su hermano Martín I; Polibio de Megalópolis reflexiona sobre Escipión Emiliano; un galán de Hollywood, visita un prostíbulo de enanas en Acapulco; y un marinero genovés cuenta mentiras sobre el Nuevo Mundo. Caen los templos, las insignias, los trofeos. Caen los mismísimos dioses. Y con sus restos humeantes se reinventa el orden mientras las semillas de un árbol emblemático vuelven a cruzar el mar.

Show description

Preview of El naranjo PDF

Similar Short Stories books

Means of evil and other stories

London released Fiction

Greasy Lake and Other Stories (Contemporary American Fiction)

Mythic and real looking, farcical and tragic, The Washington put up e-book global says those masterful tales mark T. Coraghessan Boyle's improvement from "a prodigy's audacity to anything that packs much more of a wallop: mature artistry. " They conceal every little thing, from a terrifying stumble upon among a host of suburban young people and a murderous, drug-dealing biker, to a touching notwithstanding doomed love affair among Eisenhower and Nina Khruschev.

Something to Remember Me By: Three Tales (Penguin Classics)

A trio of brief works by means of the Nobel laureate and "greatest author of yankee prose of the 20th century" (James wooden, the recent Republic)While Saul Bellow is understood top for his longer fiction in award-winning novels akin to The Adventures of Augie March and Herzog, whatever to recollect Me by way of will draw new readers to Bellow because it showcases his impressive reward for developing memorable characters inside a smaller canvas.

The Portable Mark Twain (Penguin Classics)

Satirist, novelist, and willing observer of the yankee scene, Mark Twain continues to be one of many world's best-loved writers. This pleasant selection of Twain? s favourite and so much memorable writings contains chosen stories and sketches resembling the prestigious leaping Frog of Calaveras County, How I Edited an Agricultural magazine as soon as, Jim Baker's Blue-Jay Yarn, and a real tale.

Additional info for El naranjo

Show sample text content

Cachondo hasta los angeles muerte. Tienen hambre. Se les ve en las caras. Quedan restos de aceitunas, quesos, rebanadas de jícama. Dulces Nombres toma el platón como si fuese sólo de ella y empieza a comer. l. a. brisa matutina despierta los apetitos. Otilia le arrebata l. a. bandeja. Ruedan por l. a. cubierta las aceitunas perfectamente perforadas para introducir el relleno de anchoa. Una de ellas me cae ridículamente entre los labios. Las dos muchachas se arrebatan los pedacitos de antipasto pero sus manos ávidas se detienen, confusas y repelidas, encima de mis labios y l. a. aceituna que desde ahora los adorna. Cruje el pie del palo mayor en el hoyo de los angeles fogonadura. Doris interviene rápidamente y dispone que l. a. botana se distribuya equitativamente. �Hay otra cosa que comer? Sí, se ríe Nicha l. a. acatarrada; los angeles aceituna en los angeles trompita del galán. Nadie le hace coro. No, no hay más que pura botana. Pero de beber sí, hay varias botellas, Campari, Beefeater, Johnny Walker, Bacardí, hielo y tehuacanes. No se van a morir de sed. Además, las enseñé a pescar. Ya sé que sólo fue un pretexto. Ojalá que se les ocurra. Hay bonito en este mar y merluza también. No piensan en nada de esto. Suceden dos cosas. El amanecer aviva los sentidos, pero sobre todo el olfato. l. a. noche parece atesorar los olores del mundo para liberarlos al abrirse el día, cargados de rocío o de salvia, de neblina y tierra húmeda, de piel de cachorro y dulzura de colmena, de grano de café y humo de tabaco, de comino y alhelí. Todo esto evoca al amanecer, asociándolo con lugares distintos, de l. a. tierra. El Pacífico, el mar de Balboa y de Cortés, debería entregar sus propios, fuertes, maravillosos aromas, arrancados al fondo del océano y a los angeles nostalgia de los angeles tierra. Pero a l. a. gruñona Otilia sólo se le ocurre evocar los angeles naranja, cube que desde niña ha bebido jugo de naranja al despertar, period el único lujo de su hogar, en todas las películas americanas tomaban jugo de naranja antes de salir al trabajo y a los angeles escuela, pero en esta pinche lancha no hay jugo de naranja, ni el olor de l. a. naranja, empieza a llorar. los angeles verdad es que en Las Dos Américas se impone un solo olor. Es el olor de mi cuerpo. Dieciocho horas de muerto. Empiezo a apestar. Ocho mujeres con mi cadáver pudriéndose. Leo sus miradas. �Qué van a hacer conmigo? Las olas comienzan a agitarse. Ellas no saben qué hacer. Blanca Nieves me salva los angeles vida. Perdón, me salva los angeles muerte. Nota lo mismo que yo. Las miradas de las siete enanas tienen hambre más que asco. Blanca Nieves se los angeles juega. Rápidamente prende el motor. Todas voltean a mirar a l. a. nueva capitana. El motor tose, estornuda, escupe, pero ya no arranca. Nicha se deja contagiar por los estornudos. Todos miramos hacia arriba, a las perchas, a ver si el mástil, los angeles botavara y el pico mantienen bien tensas e hinchadas l. a. cangreja y los foques. Mediodía No aguanto el calor. Les ruego que hagan algo, que me cubran con una lona, por piedad, que me lleven a los angeles cabina y me tiendan allí. Estoy bien tieso. Pronto no me podrán mover. Apesto y tengo calor. Casi deseo que me arrojen al mar.

Download PDF sample

Rated 4.02 of 5 – based on 6 votes