La piedra de moler

By Margaret Drabble

El título de los angeles piedra de moler es una cita del Evangelio (Mateo, 18, 6), el símbolo de una pesada carga. los angeles protagonista de esta novela ambientada en el swinging London de l. a. década de 1960, es una joven brillante –«con una conversación inteligente, cierto prestigio heredado, un piso estupendo para dar guateques y un magnífico par de piernas»- que prepara su doctorado sobre el soneto isabelino. Y que se queda embarazada del hombre con quien tiene relaciones sexuales por primera y única vez.

Tras las primeras dudas, make a decision seguir adelante con el embarazo y dar a luz, sola, sin pareja, sin decirle nada al padre de l. a. criatura. l. a. piedra de moler (1965) es los angeles crónica de una concepción, de un embarazo y de los primeros meses de maternidad de una mujer que encuentra en su experiencia una insólita dimensión física, irracional, social y hasta política. Es los angeles historia de una mujer que da que hablar.

¿Es realmente posible una celebración de l. a. maternidad –e incluso del desinterés por el sexo– que no sea un cúmulo de ñoñerías ni una justificación de valores reaccionarios? Esta extraña, originalísima novela de Margaret Drabble demuestra que sí. Y es además una compleja reflexión sobre lo que significa tanto l. a. independencia como l. a. necesidad de los demás.

Show description

Quick preview of La piedra de moler PDF

Best Literary Classics books

The Book of Laughter and Forgetting

Wealthy in its tales, characters, and imaginitive variety, The publication of Laughter and Forgetting is the radical that introduced Milan Kundera his first tremendous foreign good fortune within the overdue Seventies. like every his paintings, it really is priceless for much greater than its old implications. In seven splendidly built-in components, varied facets of human life are magnified and lowered, reordered and emphasised, newly tested, analyzed, and skilled.

The Monk Who Sold His Ferrari: A Fable About Fulfilling Your Dreams & Reaching Your Destiny

The Monk Who bought His Ferrari: A delusion approximately gratifying Your desires and attaining Your future by way of motivational speaker and writer Robin Sharma is an inspiring story that gives a step by step method of residing with larger braveness, stability, abundance and pleasure. The Monk Who offered His Ferrari tells the extreme tale of Julian Mantle, a legal professional pressured to confront the non secular main issue of his out-of-balance existence, and the next knowledge that he earnings on a life-changing odyssey that permits him to create a lifetime of ardour, objective and peace.

Framley Parsonage (Penguin English Library)

During final century, Anthony Trollope's fictional county of Barset has turn into considered one of English literature's so much 'real', so much celebrated landscapes. Framley Parsonage—the fourth of his engrossing Barsetshire novels—concerns itself with the drastic misjudgements of an amiable yet naive and overly bold younger clergyman.

Mary Barton (Penguin Classics)

‘O Jem, her father won’t take heed to me, and it’s you want to retailer Mary! You’re like a brother to her’Mary Barton, the daughter of dissatisfied alternate unionist, rejects her working-class lover Jem Wilson within the desire of marrying Henry Carson, the mill owner’s son, and creating a greater existence for herself and her father.

Extra info for La piedra de moler

Show sample text content

Quieres que me vaya? –No, no, para nada. Quiero que te quedes, si te apetece quedarte. Me quedé de pie al lado de l. a. radio, mirándolo, y él me devolvió los angeles mirada, y su mirada parecía indicar, aunque no exactamente, que fuera a sentarme a su lado en el sofá. Así que eso hice, y él me cogió los angeles mano y empezó a besarme los dedos, uno a uno. Pasado un rato, listé algo que me rondaba vagamente por los angeles cabeza y dije: –Mi madre period una feminista de tomo y lomo, ¿sabes? Me dio una educación igualitaria. Se comportaba como si estuviera claro que no existieran las diferencias. Yo no period menos. Yo no soy menos. ¿Sabes cuál period el credo de mi madre? Pues aquello que decía los angeles reina Isabel de que le daba gracias a Dios porque tenía stories cualidades que, si los angeles dejaran en enaguas en cualquier parte de l. a. cristiandad, seguiría haciendo lo mismo que iba a hacer. Solía repetirnos esta cita cuando nos asustaban los exámenes o nos entraba pánico antes de un baile. Y tengo que estar a su altura, ya sabes. Alcé, a mi vez, su mano hasta mis labios: period una mano tan bella, tan fresca, tan esbelta, y l. a. besé no sin cierta tristeza. Al roce de mi boca, me rodeó con sus brazos y me besó profusamente en los angeles cara, hasta que los dos nos dejamos caer juntos en el sofá y nos quedamos tumbados en silencio. Sabiendo que period gay, no me daba ningún miedo, porque pensaba que no esperaría más de mí y, sin embargo, me emocionaba y me complacía los angeles inspiration de que a lo mejor yo period una character de su agrado, los angeles suggestion de que me encontrara interesante. Aquella hora que pasamos allí tumbados fui muy feliz porque en verdad parecía que lo estuviera viendo con los ojos del amor, tan irracionalmente valioso parecía. Hoy, con l. a. perspectiva del tiempo, recuerdo con angustia cada caricia y cada mirada, cada breve unión de nuestros miembros, de nuestras cabezas, de nuestras manos. He vuelto a revivirlo tantas veces desde entonces que corro el peligro de olvidar cómo fue de verdad, su forma actual, pues cada vez que vuelvo a recordarlo deseo haber dado un poquito más aquí o allá, o, al menos, haber abierto mi corazón, para que él hubiera podido saber cuánto significaba aquello para mí. Pero period incapaz, ni siquiera estando así de contenta, de ponerme en evidencia. Pasado un rato, l. a. radió cerró l. a. emisión y, aparte del zumbido del aparato, nos quedamos en completo silencio. Hice un amago de incorporarme y dije: –Tengo que ir a apagar ese chisme. No soporto ese ruido. Pero él me agarró con firmeza y me dijo: –No, no vayas. Me desprendí de él e insistí en que tenía que levantarme, pero, antes de saber dónde estaba, me encontré pensando que no podría detenerlo, si de verdad quería, porque me gustaba un montón y, si lo detenía, creería que no me gustaba. Y también que, si tenía que suceder alguna vez, que fuera entonces; y, también, hacerlo sería bueno para mí. Así que cerré los ojos con fuerza y esperé. Fue muy sencillo, pues period verano y llevaba poca ropa, y él parecía saber lo que estaba haciendo; claro está que también yo parecía saberlo, y no lo sabía.

Download PDF sample

Rated 4.19 of 5 – based on 8 votes