Mundo de papel Vol. 2: (Cuentos para un año) (Otras Latitudes nº 29) (Spanish Edition)

Publicamos por primera vez en España todos los cuentos que escribió Luigi Pirandello, Premio Nobel de Literatura 1934. Son los angeles parte menos conocida de su producción literaria, pero es los angeles que él más amaba y en l. a. que trabajó desde su adolescencia hasta el ultimate de su vida. Es en los relatos donde Pirandello se muestra más usual e imaginativo y contienen los angeles clave de su gran capacidad para crear personajes.
Por l. a. diversidad de temas, estilos y estructuras estos cuentos suponen un fresco, lleno de humor y ternura, de los angeles Italia de los angeles época —especialmente de su Sicilia natal—, que nos hace entender los angeles cultura y los angeles sociedad de aquel país, a los angeles vez que representa los angeles condición humana.
Pirandello escribía en una carta a su hermana: «Yo vivo por l. a. alegría de ver narrar los angeles vida desde mis páginas, extrayéndola de mi cuerpo, de mi sangre, de mi carne, de mi cerebro. Es un trabajo constante de destrucción para crear». Se había propuesto escribir 365 cuentos; fueron algunos menos porque una pulmonía se lo llevó de este mundo, como si fuese uno de los personajes de sus relatos.

Show description

Quick preview of Mundo de papel Vol. 2: (Cuentos para un año) (Otras Latitudes nº 29) (Spanish Edition) PDF

Best Short Stories books

Means of evil and other stories

London released Fiction

Greasy Lake and Other Stories (Contemporary American Fiction)

Mythic and life like, farcical and tragic, The Washington submit ebook global says those masterful tales mark T. Coraghessan Boyle's improvement from "a prodigy's audacity to whatever that packs much more of a wallop: mature artistry. " They disguise every thing, from a terrifying stumble upon among a number of suburban children and a murderous, drug-dealing biker, to a touching even though doomed love affair among Eisenhower and Nina Khruschev.

Something to Remember Me By: Three Tales (Penguin Classics)

A trio of brief works via the Nobel laureate and "greatest author of yankee prose of the 20 th century" (James wooden, the recent Republic)While Saul Bellow is understood top for his longer fiction in award-winning novels similar to The Adventures of Augie March and Herzog, whatever to recollect Me through will draw new readers to Bellow because it showcases his outstanding reward for developing memorable characters inside a smaller canvas.

The Portable Mark Twain (Penguin Classics)

Satirist, novelist, and prepared observer of the yank scene, Mark Twain is still one of many world's best-loved writers. This pleasant choice of Twain? s favourite and so much memorable writings contains chosen stories and sketches akin to the prestigious leaping Frog of Calaveras County, How I Edited an Agricultural magazine as soon as, Jim Baker's Blue-Jay Yarn, and a real tale.

Extra resources for Mundo de papel Vol. 2: (Cuentos para un año) (Otras Latitudes nº 29) (Spanish Edition)

Show sample text content

Los guardias y el vendedor de estatuas, sorprendidos, no sabían si aquel hombre hablaba en serio o si había enloquecido; perplejos por el desconcierto, tenían casi una sonrisa de incredulidad en las bocas abiertas. Había una farmacia cerca y, entre l. a. gente que había seguido al coche de caballos y los demás que se detuvieron para curiosear, aquel señor entró, alterado, con el rostro cadavérico, sostenido por las axilas. Aullaba. Cuando lo sentaron en una silla, empezó a mover los angeles cabeza y a pasarse las manos por las piernas, que le bailaban, sin hacer caso al farmacéutico que quería mirarle los ojos, sin prestar atención al consuelo, a las exhortaciones, a los consejos que todos le ofrecían: que se calmara, que no period nada, una molestia pasajera, el ardor de los angeles rabia que le había subido a los ojos. De pronto, acabó con el movimiento de l. a. cabeza, levantó las manos, empezó a abrir y a cerrar los dedos. —¡El libro! �El libro! �Dónde está el libro? Todos se miraron a los ojos, sorprendidos; luego rieron. Ah, �llevaba un libro? �Tenía el coraje de andar por los angeles calle leyendo, con aquellos ojos? �Cómo, tres estatuas? �Ah, sí? �Y quién, aquel? �Ah, sí? �Las ponía ante sus pies a propósito? �Oh, una historia interesante! �Sí, sí! —¡Lo denuncio! —gritó entonces el señor, poniéndose en pie, con las manos extendidas y desorbitando los ojos con contorsiones del rostro, ridículas y piadosas a un tiempo—. �Lo denuncio aquí, en presencia de todos! �Me pagará los ojos! �Asesino! Hay dos guardias; tomen nota de los nombres, enseguida, del mío y del suyo. �Todos son testigos! Guardia, escriba: Balicci. Sí, Balicci, es mi nombre. Valeriano, sí, through Nomentana, 112, último piso. Y el nombre de este sinvergüenza, �dónde está? �Está aquí? �Deténganlo! Tres veces, aprovechando mi vista débil, mi distracción, sí, señores: tres asquerosas estatuas. Ah, bravo, gracias: el libro, sí, �estoy muy agradecido! Un coche, por caridad. �A casa, a casa, quiero ir a mi casa! Usted está denunciado. Y se movió para salir, con las manos por delante; vaciló; fue sustentado, subido al vehículo y acompañado hasta su casa por dos hombres piadosos. Fue el epílogo bufo y clamoroso de una discreta desgracia que duraba desde hacía muchísimos años. Infinitas veces, como único remedio para los angeles enfermedad que inevitablemente lo llevaría a l. a. ceguera, el médico oculista le había impuesto que dejara l. a. lectura. Pero Balicci, cada vez, había recibido esta receta con aquella vana sonrisa con que se contesta a una broma demasiado evidente. —¿No? —le había dicho el médico—. �Pues entonces siga leyendo y luego se dará cuenta de que yo tenía razón! Usted perderá l. a. vista, se lo digo yo. �Después no venga a quejarse! �Se lo he advertido! �Qué gran advertencia! �Pero si para él vivir quería decir leer! Si no podía leer, mejor morirse. Desde que había aprendido a contar, había sido invadido por aquella manía frenética. Confiado durante muchos años a los cuidados de una vieja sirvienta que lo amaba como a un hijo, hubiera podido vivir más que discretamente con su dinero si, por los angeles compra de tantos y tantos libros que le ocupaban desordenadamente los angeles casa, no se hubiera endeudado.

Download PDF sample

Rated 4.64 of 5 – based on 26 votes